BLOG

Casinos y apuestas deportivas online

Martí Roca, un profesor en el poker español

1 Nov, 2019
888 POKER

Martí Roca, un profesor en el poker español

Martí Roca, un profesor en el poker español. Rozvadov es una pequeña localidad del distrito de Tachov en la región de Pilsen, República Checa. En la frontera con Alemania y

situada a unos 163 kilómetros de Praga, la capital del país, este lugar tranquilo de apenas 725 habitantes cuenta con la sala de poker

más grande de Europa. Este espacio para los amantes de los naipes se encuentra ubicado en el interior del King’s Casino, regentado por

Leon Tsoukernik. Un complejo de ocio famoso por su amplia variedad de modalidades de juego que cuenta con más de 1.800 metros

cuadrados al estilo de los casinos de La Vegas.

Desde el año 2017, el King’s Casino se ha convertido en la sede de las World Series of Poker Europe (WSOPE), la edición europea

del festival de poker en vivo más prestigioso del mundo que se celebra cada año en Las Vegas. El pasado 15 de octubre, algunos de los

mejores jugadores profesionales de poker aterrizaron en la pequeña localidad checa para luchar por los preciados brazaletes de las WSOP.

Esta edición cuenta con un calendario compuesto por 15 eventos, entre los que destaca el Main Event con una entrada de 10.000 euros.

Un evento que logró reunir un prize pool superior a los cinco millones de euros en la edición de 2018.

El Main Event de las WSOPE guarda buenos recuerdos para el poker español, ya que de las últimas cuatro ediciones celebradas los

jugadores nacionales se han hecho con el título hasta en dos ocasiones. Martí Roca De Torres fue el protagonista del último triunfo

español en el evento de poker en vivo más prestigioso del continente europeo. En el año 2017, el jugador nacido en Barcelona se

proclamó campeón del torneo en la primera edición celebrada en el King’s Casino de Rozvadov obteniendo unas ganancias de 1,1 millones

de euros, tras superar al italiano Gianluca Speranza en el heads-up. Con esta victoria, Roca se convirtió en el séptimo jugador español

de la historia en conseguir un brazalete de las WSOP.

Martí Roca, un profesor en el poker español.

Inicios en el mundo del poker

Martí Roca nunca se había sentido atraído por el poker, aunque conocía este deporte mental. Sin embargo, hace unos siete años aprendió

a jugar a la modalidad Texas Hold’em, la más popular del mundo, gracias a un amigo. En ese momento, el catalán comenzó a jugar los

viernes por la noche con sus amigos. Unas partidas caseras de poker en las que jugaban con castañas y garbanzos, aunque poco después

pasaron a jugar con cinco o 10 euros. Esta modalidad del juego de cartas sedujo al jugador nacido en Barcelona, que empezó a estudiar a

través de internet en sitios especializados y libros. Su sueño siempre fue ganarse la vida con el poker, y poco a poco fue dándose cuenta

que podía cumplirlo con esfuerzo y constancia.

El barcelonés trabajaba como profesor de Economía en el instituto Miquel Biada de Mataró, pero como tenía un contrato de media jornada

aprovechaba el resto del día para jugar al poker de una forma semiprofesional. Al poco tiempo, Roca se dio cuenta que podía ganar el

mismo dinero con el juego de cartas que con su trabajo como profesor, entre 1.500 y 2.000 euros al mes. Ese fue un momento de inflexión

en su trayectoria deportiva, ya que coincidió con la finalización de su contrato en el instituto. De esta forma, decidió dejar su trabajo

aprovechando que no tenía responsabilidades familiares, ni económicas, para dedicarse a jugar al poker de forma profesional en 888Poker.

Los naipes le otorgaban mayor potencialidad a la hora de ganar dinero y, además, también llevaba varios meses construyendo una cierta

banca jugando principalmente internet.

Rumbo a las WSOPE

Apostar por el juego de cartas fue una de las decisiones más importantes de la vida de Martí Roca. A pesar de ello, el catalán siempre

ha reconocido que tomó esa decisión porque tenía argumentos suficientes para dedicarse profesionalmente al poker, ya que hay una

razón matemática que le permite ganar. Empezó jugando cash short-stack en internet, hasta que descubrió los torneos multimesa (MTT).

Su banca fue creciendo poco a poco hasta alcanzar los 3.000 euros. A finales de 2011 consiguió su primer premio importante tras quedar

tercero en el Sunday Storm Special Edition de 11$, donde ganó 57.000 dólares. Posteriormente se puso a jugar torneos Sit and Go,

pequeños torneos de mesas simples en los que fue aumentando su banca a un ritmo aceptable.

Roca obtuvo su mejor nivel de resultados en el año 2016, donde ganó a buen ritmo en torneos de poker online. Unos resultados que

le hicieron ganar una gran cantidad de dinero, lo cual le permitió plantarse en 2017 con un buen colchón económico para participar en

eventos más importantes. Sin embargo, ese paso al frente en su carrera no estuvo acompañado de buenos resultados, aunque se clasificó

para el Main Event de las World Series of Poker Europe (WSOPE). Una clasificación que consiguió en un satélite online de 250

euros celebrado en el mes de agosto en 888 poker online. De esta forma, el barcelonés se planteó este torneo europeo como una

oportunidad única para arreglar su mal año, especialmente si conseguía un pinchazo normal de unos 30.000 euros.

Con ese objetivo en mente, Roca viajó al King’s Casino de Rozvadov en octubre de 2017 para participar en el torneo de poker en vivo

más importante de su carrera como profesional. Sin embargo, su nivel en la sala de poker de la pequeña localidad checa le permitió

acceder a la mesa de final de seis jugadores, donde sobrevivió durante más de 14 horas de juego. Finalmente, el jugador español se plantó

en el heads-up contra el italiano Gianluca Speranza, su último rival antes de hacerse con el título. Un brazalete de campeón de las WSOP

que llegó acompañado de un premio de 1.115.207 euros. Además, con este triunfo escribió su nombre en la historia del poker español,

convirtiéndose en el cuarto jugador nacional en ganar un brazalete del festival de torneos de poker en vivo más importante del mundo,

tras Carlos Mortensen, Adrián Mateos y César García.